Salud-bucal-en-ninos

Consejos de salud bucal en personas con Síndrome de Down

La salud dental y los hábitos para garantizarla toda la vida comienzan desde temprana edad de la mano de los padres. Y en el caso de los niños con Síndrome de Down la labor paternal tendrá que ser más abnegada e insistente.

Las personas con esta condición tienen una dificultad para tolerar cosas en la boca y un cepillo de dientes entra en esa categoría. Esto se debe a que suelen sufrir de falta de crecimiento de paladar, alteraciones en la erupción dentaria, lengua grande (macroglosia), bruxismo, problemas periodontales y de oclusión.

Por ello, desde que es un bebé la persona debe acostumbrarse a las herramientas de higiene bucal. A seguir una dieta especial y revisiones periódicas con el dentista; se aconseja además la correcta utilización del flúor profesional, el sellado de los dientes permanentes, el control de la oclusión y del bruxismo y la vigilancia de la salud periodontal.

Investigaciones han dado luces de los implementos que se pueden usar para el cepillado de los dientes de los niños con Síndrome de Down, apenas erupcionen las primeras piezas dentales.

Un paño suave es ideal para iniciar la limpieza de las encías del bebé con un movimiento de masaje. También una gasa húmeda aporta una solución, sobre todo si está impregnada con algo dulce, que el niño pueda consumir sin riesgo y sea un incentivo extra.

Al acostumbrarse a estos implementos, ya podrá probarse con un cepillo suave. Los padres deben observar la reacción de su hijo a las herramientas de higiene y los cambios. Si no está preparado para un nuevo equipo, habrá que suspenderlo hasta nuevo aviso, o buscar alternativas.

Por ejemplo, si rechaza las cerdas se puede utilizar el otro extremo del cepillo para aliviar la sensación, o calentarlas un poco para hacerlas más suaves. Con los años el cepillo podrá ser eléctrico, para que el cepillado sea más efectivo en menos tiempo.

No olvidar visitar a nuestro dentista infantil en Murcia al menos una vez al año, a pesar que el crecimiento de los dientes sea normal y no se observen lesiones en la boca.

En los niños con Síndrome de Down es importante tomar en cuenta otros detalles a la hora de crear el hábito de la higiene bucal. Por ejemplo, el ritual no tiene que ser únicamente en el baño, sino donde el niño se sienta más cómodo. Pero que no sea improvisado, todas las herramientas deben estar a la mano.

Hay que tomar en cuenta que las personas con Síndrome de Down tienen un proceso de aprendizaje lento, por lo que las rutinas se realizarán por años. Pero desde los primeros años, es ideal que el niño vea a sus padres en el proceso de limpieza dental. Así comprenderá que es una actividad normal que todos en el hogar hacen. Hay que dejarlo tomar el cepillo y manipularlo como lo desee, pronto comenzará a imitar.

Cuando ya el niño se para frente al espejo, el padre y supervisor debe colocarse detrás de él, teniendo mayor control del movimiento del cepillo dental y una mejor visión para vigilar el proceso de aprendizaje.

En los niños con Síndrome de Down aprender una rutina es sencillo, les gustan y las aplican al pie de la letra. Por ello las lecciones deben repetirse tal cual una tras otra, para que las asuma sin retraso. Y el consejo que no se puede olvidar es buscar en todo momento que la higiene bucal sea una actividad divertida, como un juego, y que al final tenga una recompensa.

Las personas con Síndrome de Down deben tener un régimen de higiene bucal mucho más exigente, por lo que la guía de un dentista desde los primeros años de su vida es importante. En Saludalia Dental Murcia tenemos los especialistas que le ayudarán a conocer los procesos más de cerca. Pida una cita y le atenderemos.

Consejos de salud bucal en personas con Síndrome de Down
Valoración

Search

+